Una catarata se produce cuando la lente normalmente transparente que tenemos en el ojo, denominada cristalino, se pone opaca, y las imágenes comienzan a perder nitidez, empeorando la calidad de visión, como si se viera a través de un vidrio empanado.

Síntomas:

A medida que las cataratas aumentan, la visión puede hacerse borrosa. También puede haber doble visión cuando la catarata comienza a formarse. Los ojos pueden tener mayor sensibilidad a la luz y al resplandor, dificultando el conducir automóviles durante la noche.

Descubrimiento y Diagnóstico:

El oftalmólogo examina el ojo con una variedad de instrumentos para averiguar el tipo, tamano y localización de la cataratas.
De acuerdo a las características de la catarata se decidirá o no la cirugía.

La facoemulsificación es una técnica quirúrgica muy utilizada en la actualidad para la operación de cataratas. Su aparición se remonta a los inicios de los años 90.

Cirugia de facoemulsificación

Esta técnica consta de los siguientes pasos:

cata3  cata1  cata4  cata2  cata5

 

1. Entrada al ojo:  la cual se hace a través de una pequeña incisión de tipo autosellante (la mayoría de las veces no necesita suturas) que posee un diámetro de 2,8 a 3,2 mm. Ultimamente se están desarrolando técnicas de facoemulsificacíon usando incisiones menores (1.5mm. / 2.0mm.).

2. Apertura de la cápsula de la catarata: la membrana externa que envuelve a la catarata (cápsula del cristalino) es abierta cuidadosamente por su cara anterior. Luego a través de esta abertura y dentro de esa “bolsa capsular” se realizará la fragmentación y aspiración de la catarata.

3. Facoemulsificación: se realiza con una sonda ultrasónica equipada con una aguja hueca de titanio de 0,9 mm de diámetro, la cual vibra longitudinalmente de atrás para adelante entre 30.000 a 60.000 veces por segundo (30 a 60 kHz), actuando así como un cincel o escoplo sobre la catarata fragmentándola en partículas (facoemulsificación) que son aspiradas al mismo tiempo a través del conducto de la sonda de ultrasonidos.

4. Colocación de la lente intraocular: luego de la facoemulsificación se introduce una lente (bien con pinzas o con inyectores especiales que no requieren ampliar la incisión realizada)que se despliega dentro del “saco capsular” (lente intraocular plegable). Se finaliza la cirugía sin necesidad de suturas.
 

¿Hay dolor en esta cirugía?

La técnica de la Facoemulsificación no es dolorosa ni durante ni después de la operación. De hecho esta cirugía puede realizarse con anestesia tópica (gotas) sin necesidad de inyecciones.
 

¿Cuáles son los cuidados post-operatorios?

El paciente usará colirios (antibióticos y antiinflamatorios) durante aproximadamente 15 días .El mayor cuidado será no frotarse los ojos durante los primeros 20 días, luego lo podrán hacer con cuidado. Las tareas laborales “de escritorio”, podrán reanudarse a la semana con un lente provisorio para la lectura. Las actividades deportivas podrán practicarse a partir de los 15 días de acuerdo a las características de las mismas.

¿Cuáles son las ventajas de esta técnica?

Sus ventajas son:

  • Rápida rehabilitación visual
  • Pronta reanudación de las actividades cotidianas
  • Menor inflamación ocular
  • Menor astigmatismo pos-operatorio

¿Qué riesgos tiene esta técnica?

La facoemulsificación es una de las técnicas quirúrgicas más seguras y precisas de la oftalmología moderna, pero como en cualquier cirugía siempre existen riesgos, aunque estos son mínimos.